12 de noviembre de 2014

Mary Ann Shaffer, Annie Barrows: The Guernsey Literary and Potato Peel Pie Society / La Sociedad Literaria y del Pastel de Cáscara de Papa de Guernsey


The Guernsey Literary and
Potato Peel Pie Society
Autor: Mary Ann Shaffer - Annie Barrows
Título en español: La Sociedad Literaria y del Pastel de Cáscara de Papa de Guernsey
Género: Epistolar - Histórica
Año de publicación: 2007
Páginas: 294







Sinopsis
Enero de 1946: Londres emerge de las sombras de la segunda guerra mundial. La escritora Juliet Ashton está buscando el argumento para su próximo libro. ¿Quién podría imaginarse que lo encontraría en la carta de un desconocido, un nativo de la isla de Guernsey, a cuyas manos ha llegado un libro de Charles Lamb que perteneció a Juliet? A medida que Juliet y el desconocido intercambian cartas, ella se queda atrapada en un mundo maravillosamente excéntrico. La sociedad literaria y del pastel de cáscara de papa de Guernsey -nacida como una coartada espontánea cuando sus miembros fueron descubiertos rompiendo el toque de queda de los alemanes- contiene una galería de personajes profundamente humanos, divertidos, encantadores, todos amantes de la literatura, que sobrellevaron la ocupación nazi organizando reuniones de lectura sobre novelas clásicas, siempre alrededor de un pastel de cáscara de papa.
Juliet empieza una importante correspondencia con los miembros de la sociedad, pequeñas joyas que hablan de libros y del placer de la lectura, de la amistad, de la vida cotidiana y del impacto reciente que la ocupación alemana ha tenido en sus vidas. Cautivada por sus historias, decide visitarles, y lo que encuentra le cambiará para siempre.


Opinión

No voy a negar que lo que me llamó la atención de este libro fue el título. Creí que encontraría la historia de un club de lectura, pero ahora que me pongo a pensar (cada tanto ocurre), de la Sociedad Literaria es de lo que menos se habla. Lo importante aquí no es el grupo de lectura en sí, sino las personas que lo componen y las historias que cuentan.
Este es un libro puramente epistolar con un ritmo muy dinámico, ambientado en 1946 justo después de la Segunda Guerra Mundial. Las cartas se extienden a lo largo de todo el año y nos van manteniendo al tanto de lo que va ocurriendo en la vida de sus remitentes.

La indiscutible protagonista –aquella que más escribe y a quien van dirigidas la mayoría de las cartas– es Juliet Ashton, una escritora soltera de 32 años que, como todos, está ansiosa por dejar los horrores de la guerra detrás y reencausar su vida... pero no sabe bien cómo hacerlo. Su trabajo durante la guerra era el de escribir una muy exitosa columna humorística (sacándole jugo a las papas) con un seudónimo de hombre, en el que intentaba ver el lado cómico de ciertas situaciones dramáticas.
Ahora, mientras le escribe a Sydney Stark, su queridísimo amigo y editor, contándole sobre la gira un tanto accidentada de su último libro, recibe una carta de un hombre llamado Dawsey Adams que vive en Guernsey y que tiene en sus manos un libro que una vez fue de Juliet. Así comenzará un intercambio de correspondencia en el que la Sociedad Literaria y del Pastel de Cáscara de Papa de Guernsey (creada para ocultar un cerdo asado del ejército alemán) saldrá a colación. Muy pronto Juliet acabará recibiendo cartas de casi todos los miembros y trabando una amistad con ellos, que le contarán su encuentro con los libros y el alivio que les produjo en tiempos oscuros.

Juliet es una gran protagonista, con una chispa maravillosa en todas sus cartas y una gran simpatía que muchas veces alivia relatos más dramáticos. Me hizo reir mucho y es muy llena de vida en el modo de narrar y en sus actos, que describe a sus amigos en muy divertidas cartas.
Todos los personajes de este libro son interesantes, hasta los más odiosos. Respecto de Juliet y los miembros de la Sociedad Literaria (...) me encontré deseando que fueran reales para poder intercambiar yo correspondencia con ellos. Sin embargo las cartas que más me gustaron fueron las de Juliet, con su sarcasmo inesperado, humor ingenioso y sutil... aunque nada, nada se comparará con la carta del 11 de Agosto de 1946 y el modo más tierno que leí en mi vida para consolar a una niñita triste.

Si tiene tiempo de escribirse conmigo, ¿respondería varias preguntas? Tres, de hecho.
¿Por qué un cerdo asado tenía que ser mantenido en secreto? ¿Cómo fue que un cerdo los hizo empezar con una sociedad literaria? Y, lo más apremiante de todo, ¿Qué es un pastel de cáscara de papa, y por qué está incluido en el nombre de su sociedad?

En una de las cartas de Juliet con Dawsey ella le habla de un libro de cartas selectas de un autor al que ambos aman. Ella dice sobre eso: «creo que te dirán más sobre él de que lo que ninguna biografía jamás podría», y eso es exactamente lo que ocurre con esta novela, ya que va dándonos información de forma sutil sobre todos, y al final acabamos conociéndolos mucho más de lo que podríamos con un relato común. La libertad que da la carta, con esa propensión de muchos a irse por las ramas y contar cualquier cosa, nos da un panorama amplísimo sobre todos. Es por eso que la guerra va a ser un tema central, nadie se la ha podido quitar de la cabeza y en Guernsey la padecieron de un modo especial.

Me gusta encontrar mujeres fuertes y con personalidad en libros ambientados en épocas donde eso era una novedad. Hablando de eso, noté ya en muchas historias de esta época, en las que la protagonista es una mujer fuerte, que no suele faltar el pretendiente encantador que intenta opacar el brillo de la chica al básicamente no permitirle hacer lo que ama o ser quien es. ¿Sería algo común en la época?.
Mujeres así hay muchas mencionadas en las cartas, la más llamativa quizás sea Elizabeth, aquella que fuera la creadora de la sociedad, a quienes todos adoran (incluso Juliet llega a hacerlo, sin conocerla) y de quien ahora desconocen el paradero por haber sido arrestada por los alemanes. Es notable como gran parte de la historia gira al rededor de una persona que no está presente.

Quizás sea porque está escrito en forma de cartas, pero algo que adoré de esta novela es la sensación de realismo. Llegado un punto sentí que Juliet, Dawsey, Sydney y todos los demás personajes realmente existieron y que estaba leyendo una recopilación de correspondencia verdadera.
Además, cada uno tiene una forma de escribir diferente a los demás. Se nota la personalidad de todos en el modo de redactar, a veces por el vocabulario, por la soltura con que redactan o por la falta de cultura. También me causó gracia que hay un spoiler de un libro que leí, pero está tan bien disimulado que no se nota que es un spoiler. De no conocer la historia, no lo hubiera notado.

La Sociedad Literaria (...) está realmente muy logrado, es dramático y serio cuando debe serlo, y descontracturado y feliz cuando se necesita. Este es un gran libro, muy bien escrito, con un contexto histórico muy bien creado y personajes difíciles de olvidar, además de un final her-moso.



Calificación: 4/5
Muy bueno

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si están buscando en dónde pueden descargar o conseguir un libro, no es aquí donde encontrarán la respuesta.
Los mensajes que sólo son para promocionar otra página serán considerados spam y eliminados.