6 de agosto de 2014

Brandon Sanderson: Elantris


Elantris
Autor: Brandon Sanderson
Serie: Elantris, #1
Título original: Elantris
Género: Fantasía
Año de publicación: 2005
Páginas: 648








Sinopsis
La ciudad de Elantris, poderosa y bella capital de Arelon, había sido llamada la «ciudad de los dioses». Antaño famosa sede de inmortales, lugar repleto de poderosa magia, Elantris ha caído en desgracia. Ahora sólo acoge a los nuevos «muertos en vida», postrados en una insufrible «no-vida» tras una misteriosa y terrible transformación.
Un matrimonio de estado destinado a unir los dos reinos de Arelon y Teod se frustra, ya que el novio, Raoden, el príncipe de Arelon, sufre inesperadamente la Transformación y se convierte en un «muerto en vida» obligado a refugiarse en Elantris. Su reciente esposa, la princesa Sarene de Teod, creyéndole muerto, se ve obligada a incorporarse a la vida de Arelon y su nueva capital, Kae. Mientras, el embajador y alto sacerdote de otro reino vecino, Fjordell, va a usar su habilidad política para intentar dominar los reinos de Arelod y Teod con el propósito de somerterlos a su emperador y su dios.


Opinión

"La eternidad terminó hace 10 años"
Así concluye uno de los mejores prólogos que leí en mi vida.
Dentro de la fantasía es difícil hacer una historia original, pero creo que Brandon Sanderson lo ha logrado.

Elantris es una ciudad dentro de una ciudad. En ella vivían los elantrinos, ex-humanos que un día despertaban y se encontraban con que la Shaod los había alcanzado y se habían convertido en "dioses" inmortales. Bellos, sabios y poderosos, ayudaban al reino de Arelon proveyéndole todo lo que necesitaban. Los elantrinos tenían el don de la magia, podían convertir las rocas en comida y curar a los enfermos. Personas de todo el mundo acudían a ellos, y Elantris los ayudaba.
Hasta que la eternidad terminó.
Un día misteriosamente ocurrió lo que llamaron el Reod, una maldición que destruyó a los elantrinos, convirtiéndolos en seres horrorosos y sin magia. Hombres malditos que no podían morir, cuyas heridas jamás se curarían pero sentirían el dolor de cada una de ellas por toda la eternidad.
Lo que antaño fue un reino maravilloso ahora es una ciudad amurallada carente de alimentos que acoge a los marginados.
Cualquiera puede ser víctima de la Shaod y desterrado a Elantris. La Shaod no discrimina a nadie.
Ni siquiera al príncipe Raoden, heredero del reino de Arelon.

Elantris fue hermosa, en otro tiempo. La llamaban la ciudad de los dioses: un lugar de poder, esplendor y magia. Los visitantes dicen que las piedras mismas brillaban con una luz interior, y que la ciudad contenía maravillosos portentos arcanos. De noche, Elantris resplandecía como un gran fuego plateado, visible incluso desde una gran distancia. Sin embargo, por magnífica que fuera Elantris, sus habitantes lo eran todavía más. Con el pelo de un blanco esplendoroso, la piel casi de un plateado metálico, los elantrinos parecían refulgir como la ciudad misma.

Hay tres historias que se entrelazan en esta novela:

El príncipe Raoden, es exhiliado a Elantris y dado por muerto por su pueblo (que desconoce la verdad). Él adoptará una nueva identidad como Espíritu y lentamente comenzará a mostrarle a los elantrinos que no tienen por qué resignarse a su maldición. Lo acompañará un personaje genial llamado Galladon que es quien aporta el humor sarcástico a los diálogos entre ambos.
El panorama de los elantrinos que cedieron al dolor, desesperados y abandonados es tan triste como bien logrado está. Por eso en contraste es excelente el mensaje positivo que tiene la historia de Raoden. Fuerza, coraje, voluntad, propósito. No rendirse al dolor, no ceder a la locura. Buscar belleza aún entre la más espantosa fealdad, no sucumbir a la violencia, no seguir lo que hacen las masas ni seguir a un líder de forma ciega.
El poder de Raoden radica en su personalidad y en su férrea voluntad.

Desde el Reod, toda persona asaltada por la Shaod había sido arrojada a Elantris para que se pudriera; la ciudad caída se había convertido en una enorme tumba para aquellos cuyos cuerpos se habían olvidado de morir.

La princesa Sarene es una mujer fuerte, desconfiada y decidida del reino de Teod y prometida con Raoden. Ella se encuentra ahora en Arelon con la "sorpresa" de que por su contrato nupcial es considerada casada y viuda aunque nunca llegó a desposarse. Ella es una gran estratega y una excelente política. Sus manipulaciones y maquinaciones son fascinantes, así como la habilidad que tiene para ganarse el respeto de la corte y conseguir poder aún en contra de la voluntad de un rey déspota e irascible.
Su historia es compleja y muy interesante, es uno de esos personajes fuertes que compensan a tanta protagonista sin personalidad que hay en otras novelas. Lentamente buscará conseguir un lugar similar al que tenía su prometido esposo, y continuará su obra en su memoria.
Ella no sabe que Raoden, a quien llegó a amar sin conocer, está en Elantris.

—Así que —aclaró Sarene—, en lo que se refiere a la ley, ahora soy princesa de Arelon.
—Exacto, mi señora.
—Y la viuda de un hombre a quien no he conocido.
—Exacto nuevamente.
Sarene sacudió la cabeza.
—Mi padre va a morirse de risa cuando se entere.

Hrathen, el sacerdote Fjordell es un gran antagonista de Sarene. Es uno de los líderes de una religión cruel e intolerante, y ha llegado a Arelon con la idea de convertir a todo el reino... en tres meses. Hay muchos credos en este mundo, pero la de Hrathen es especialmente complicada y fascinante (de un modo retorcido), ya que Sanderson creó una religión con rankings de servidumbre y muchísima burocracia que hace que un rey pueda terminar siendo prácticamente esclavo de un sacerdote.
Hrathen se valdrá de maquinaciones y manipulaciones para irse ganando al pueblo, mostrando a Elantris como una peste que debe ser exterminada. Acomoda la religión a su antojo y conveniencia y se vale de casi cualquier recurso para lograr sus objetivos.
Es extraño, es perverso, es básicamente una basura. Me encanta su personaje. Con el tiempo irá mostrando unos matices inesperados que lo volverán mucho más complejo de lo que parece inicialmente.

(...) hasta que veía a Hrathen, con su capa color sangre agitándose tras él y su exagerada armadura tallada con ángulos agudos y líneas cortantes. Entonces todos guardaban silencio, los saludos se marchitaban y los ojos seguían a Hrathen hasta que pasaba de largo. Como debía ser.

Hay muchas ideas innovadoras, como por ejemplo el que el rango y status social esté condicionado por el dinero, inclusive el del rey. Es una idea voluble y peligrosa, ya que cualquiera con una fortuna mayor puede iniciar un golpe de estado.
Hay una gran cantidad de personajes secundarios y todos tienen su propósito y su temperamento único. Es difícil resumir en un texto la complejidad de esta historia, pero puedo decir que a pesar de ser un libro relativamente largo, se vuelve corto y hacia el final uno solamente quiere más.

Tiene acción, tiene humor, tiene magia, tiene política, tiene maquinaciones religiosas y un poco de romance. Está escrito de forma impecable y es absolutamente atrapante, con muchos giros que resultan inesperados (otros no tanto, pero igual son lindos).
Recomendaría Elantris a cualquiera que quiera leer una muy buena historia del género fantástico. Va directo a mis favoritos.



Calificación: 5/5
Excelente

3 comentarios:

  1. Oh, hace rato tengo este libro esperando a ser leído pero siempre lo dejé para más adelante. Voy a ponerlo más cerca en la lista.

    ResponderEliminar
  2. Me fascinó, Sanderson es un genio inventando mundos e historias. Elantris es espectacular.

    ResponderEliminar

Si están buscando en dónde pueden descargar o conseguir un libro, no es aquí donde encontrarán la respuesta.
Los mensajes que sólo son para promocionar otra página serán considerados spam y eliminados.