2 de noviembre de 2012

Javier Negrete: Señores del Olimpo


Señores del Olimpo
Autor: Javier Negrete
Género: Fantasía (Épica) - Mitología
Año de publicación: 2007
Páginas: 503








Sinopsis
El clima está cambiando y son muchos los que lo achacan a la impiedad de los hombres, protegidos de Zeus. Pero el rey de los dioses, se enfrenta a sus propios problemas. Los gigantes amenazan con marchar desde el lejano Norte sobre las tierras de los humanos. Éstos, cada vez más numerosos, ponen en peligro la existencia de sátiros, centauros y otras razas antiguas a las que hostigan en sus bosques ancestrales.
Por si las intrigas y rencillas entre los mismos dioses fueran pocas, una criatura llamada Tifón, que asegura ser hijo de Cronos, amenaza con convertirse en el nuevo señor del Olimpo. Como antes que él hicieran Robert Graves, Mary Renault o Valerio Manfredi, Javier Negrete se ha adentrado en el fecundo terreno de la mitología griega y engarza los mitos para crear una novela que es la suma de multitud de registros, desde la narración de aventuras al relato de un viaje a un mundo nebuloso y arcaico en el que los hombres coexistían con los dioses y se veían arrastrados por sus intrigas, sus odios y sus devaneos amorosos.


Opinión

Éste es el primer libro que leo de Javier Negrete, y debo decir que es una injusticia inmensa que este autor no sea más conocido. Espero que pronto lo "descubran" y se popularice, porque la forma de escribir que tiene es impecable y merecería mucho más reconocimiento.
Tiene un no se qué que me recuerda en cierta forma a George R. R. Martin, no porque sea un plagio o una imitación, sino por calidad. No tiene nada que envidiarle.

El primer capítulo (que se podría considerar como una introducción o prólogo) es impecable y  absolutamente comprador. Si les gusta la mitología, sólo con ésto ya van a estar sumergidos.
Los capítulos no están marcados ni numerados, y se los identifica como tales por los títulos. Hay, sí, dos epílogos, cosa que me resulto curioso.

Algo que me gustó mucho es que no tenemos por protagonistas a los humanos sino a los dioses del Olimpo, de quienes hace unas descripciones muy buenas. A veces sólo con unas pocas palabras o frases da a entender perfectamente el tipo de personalidad imperfecta que tiene cada uno, o nos cuenta alguna pequeña historia mitológica para ponernos en contexto sobre lo que viene.

"Poseidón era más alto que Zeus, y aunque menos musculoso que él, su figura resultaba tal vez más regia. Vestía tan sólo un manto azul, que dejaba al descubierto su hombro derecho y su poderoso pectoral, y su larga barba negra estaba trenzada con conchas marinas. Como los demás grandes, tenía el privilegio de acudir armado a la asamblea. Las tres púas de su gran tridente apuntaban hacia el cielo. Cuando las clavaba en el suelo, la tierra temblaba en varios estadios a la redonda. Lo había hecho en una ocasión durante un banquete en el que bebió más de la cuenta, y aunque los cimientos del palacio habían resistido, todos los cristales y las ánforas del Cranón se habían roto.
Zeus se enfadó tanto que amenazó con fulminarlo si se repetía aquello."

Al principio cada capítulo es una historia distinta con un personaje central diferente. Con el correr de las páginas se irán entrelazando y los protagonistas del libro se volverán más definidos, predominando especialmente Zeus, Atenea (la adoro) y Hefesto.
Éste es un mundo donde las criaturas mitológicas son habituales y vistas con naturalidad. Los humanos son una raza entre muchas, no se les presta mayor atención a menos que sean de la realeza o tengan algun porcentaje de sangre de dios... y por lo general ese porcentaje proviene de Zeus, que (como se sabe) no parece capaz de dejarse la toga puesta por demasiado tiempo. Excepto quizás cuando se refiere a la muy celosa Hera, su esposa legítima a quien tiene completamente ignorada.

"Al principio eran ninfas de blancos brazos y turgentes pechos que seducían a los hombres; pero luego, cuando cundió la voz y los jóvenes ya no eran tan incautos de dejarse dominar por la lujuria, las náyades se mostraban en su verdadera forma, y de las aguas surgían largos brazos cubiertos de escamas verdes que arrastraban a sus presas a las honduras de los ríos y los estanques para ahogarlos."

Los dioses se sienten distantes al leer sobre ellos. No se van a encontrar formando un vínculo demasiado afectivo con los personajes (salvo quizás con Atenea) sino más bien de admiración. Sospecho que eso es intencional porque al fin y al cabo, bueno... son dioses. Se supone que son distantes y están por encima de nosotros, simples mortales.
Además, una curiosidad que se da en este libro es que cuando los humanos dicen la tan vista frase de "todo quedaría en manos de los dioses", en éste caso es realmente literal.
Las descripciones de los gigantes me encantaron. Los imagino soltando pedregullos con cada movimiento que realizan. Y me divirtió mucho la gama de insultos pétreos dedicados para ellos.

"Mientras los demás (gigantes) se aporreaban las piernas y el pecho con los nudillos, en un escalofriante aplauso que sonaba como una avalancha de rocas en la montaña."

No hay historias de amor. Y en realidad hay poco amor en general. Si lujuria, lealtad, orgullo, respeto, conveniencia, desconfianza (muchas veces con fundamento) y traición.
Se hace evidente que en éste libro se les pondrá complicada la cosa a los olímpicos, que tan seguros de si mismos y de su poder se encontraban. Tifón es un enemigo poderoso, misterioso... y seseoso.
La batalla final es excelente. Excelente.

"Cuando se le agotaba el fuego, ingería de nuevo la lava que había vomitado o devoraba las armas de los enemigos caídos y las fundía en el crisol que tenía por estómago."

Están muy bien integradas las apariciones de las diferentes figuras mitológicas, y además el autor se toma la libertad de desmentir ciertos mitos como si fueran meros rumores.
Javier Negrete ha hecho una integración impecable de mitología griega con algunos pequeños elementos muy sutiles de mitología nórdica, sumeria e hitita, sólo con el fin de adaptarlo mejor a su argumento.
Cabe destacar que al final del libro hay una sección que el autor dedicó a explicar esos injertos. Evidentemente ha leído mucho sobre las diferentes mitologías y eligio y adaptó partes a su gusto, con un muy buen resultado final.

"Hay que tener en cuenta que los mitos griegos tienen orígenes y procedencias muy variados, y que ponerlos todos de acuerdo es una tarea imposible. Eso explica que los propios griegos fueran moldeando o creando constantemente nuevas versiones. (Como he hecho yo, sólo que unos siglos más tarde...)"

Es un libro absorvente, ameno, atrapante y muy bien escrito. Además, y ésto es algo que aprecié muchísimo, a pesar de ser un autor español escribe de forma neutra.
Aunque nada, repito, nada se compara con lo mucho que me sorprendió el final. No lo vi venir en absoluto, y gracias a eso le subí media estrella.



Calificación: 5/5
Excelente

3 comentarios:

  1. Me diste ganas de leerlo... no solo agregarlo a mi lista sino leerlo en un futuro próximo
    Un par de cosas que destaco. Creo que la literatura fantástica/mitológica ha sufrido mucho la presencia de personajes mediadores entre los grandes héroes y el lector. Me refiero a hobbits y demás personajes totalmente mundanos, enredados en tramas superiores, muchas veces solo para que el lector se sienta identificado... es bueno saber que hay libros que van directo a lo inalcanzable, por más imperfectos que sean los dioses griegos
    Otra cosa que me gusta es la falta de amor. No recuerdo qué profesor de la universidad afirmaba que el amor, como lo conocemos, había nacido con Roma, y que en la Grecia antigua y clásica solo existía una vaga idea del asunto
    En algún momento tengo que hacer la reseña de Ilión, una adaptación de la guerra de Troya pero a la ciencia ficción. Ahi también aparecen los dioses. Cuando lo haga aviso xD

    ResponderEliminar
  2. Genial! me alegra haber transmitido bien lo bueno que es el libro entonces. Te va a gustar, es diferente :)

    Es cierto, se volvió muy común el que los seres con vidas tranquilas o habilidades casi nulas tengan que salvar el mundo.
    Y no sabía lo del amor! debió ser algún filósofo "loco" que lo definió y separó como tal a lo mejor.
    Creo que tengo marcado por leer Ilión, pero antes creo que tendría que leer a Homero XD

    ResponderEliminar
  3. En realidad es diferente... se deduce de las artes que la mente/alma antigua no había llegado a la complejidad necesaria para sentir eso que llamamos amor actualmente. La evolución humana no es solo física al parecer.

    ResponderEliminar

Si están buscando en dónde pueden descargar o conseguir un libro, no es aquí donde encontrarán la respuesta.
Los mensajes que sólo son para promocionar otra página serán considerados spam y eliminados.