3 de octubre de 2016

Ted Chiang: La historia de tu vida


La historia de tu vida
Autor: Ted Chiang
Título original: Stories of Your Life and Others
Género: Historias Cortas - Ciencia Ficción
Año de publicación: 2002
Páginas: 240







Sinopsis
Una torre que se alza sobre la llanura mesopotámica hasta tocar la bóveda del cielo. Dos hombres que alcanzan un grado de inteligencia tan alto que se asemejan a dioses. La prueba de que las matemáticas carecen de sentido. Un lenguaje alienígena que permite a quienes lo leen expandir su consciencia a lo largo del tiempo. La cábala y la teoría de la preformación se combinan en una Inglaterra victoriana salida de nuestros sueños, o de nuestras pesadillas. Ante la llegada de los metahumanos, la ciencia humana se ve reducida a una nota a pie de página. En un universo donde Dios existe sin que quepa ninguna duda, ¿es posible no amarle? Y si pudieras programarte para ignorar las apariencias, ¿te arriesgarías a perder toda percepción de la belleza humana?


Opinión

Llegué a este autor por el trailer de la película Arrival, que está basada en el cuento La historia de tu vida, que se encuentra en esta antología. Dicen que Ted Chiang es uno de los nuevos grandes escritores de la ciencia ficción, y la verdad es que después de haber leído ocho de sus cuentos espero de corazón que éste no sea el rumbo que va a seguir el género.

Me encanta la ciencia ficción, pero siento que lo que Ted Chiang hizo es ficción sobre ciencia. Creo que quiso hacer algo del estilo de Dune o de Fundación, donde hay expertos dando explicaciones técnicas que hacen al argumento, pero se pasó con el entusiasmo y cayó en los diálogos-monografía.
Este autor necesita que alguien le diga cuándo tiene que parar de contar lo mismo, especialmente cuando son temas que a él le resultan interesantísimos (como menciona en la aclaración cuento-por-cuento que hay al final) pero que al lector promedio probablemente no.

Otra cosa que me llamó la atención es que los personajes no son excesivamente humanos. Si no fuera por un comentario esporádico sobre alguna emoción, en general son personajes fríos más obsesionados con su disciplina que otra cosa.
Me da pena porque realmente muchas historias tienen un concepto interesante de base, pero para mi gusto se centró tanto en demostrar su conocimiento científico (o su capacidad para inventarlo, realmente no sé porque no entendí mucho de esas partes) que lo creativo de esos argumentos terminó pasando a segundo plano.

A continuación hay una opinión sobre cada una de las historias. Pido disculpas por el largo que va a tener ésto, pero ya que las leí las voy a comentar:


» La torre de Babilonia
Esta es la historia de unos mineros que son llamados para subir la torre de Babilonia –tan monstruosamente alta que se mide en días de subida– donde tendrán el trabajo de cavar para atravesar la bóveda del cielo y ver qué hay más allá. Corren el riesgo de desatar la ira de Yahvé y que se desate un nuevo diluvio universal, pero aún así lo van a hacer.
Sólo el principio ya me compró, y el final realmente me pareció muy bueno.
De todas las historias ésta fue por lejos la que más me gustó, si bien por momentos se pone un poco repetitivo durante el ascenso. Es una pena que el resto de los cuentos no siguiera este estilo, porque es el más ameno de todos.
Nota: 4/5


» Comprende
El protagonista tuvo un accidente que le causó un daño cerebral tremendo, y es por eso que se somete a un tratamiento experimental para regenerar las neuronas del sistema nervioso central.
A medida que avanza con el tratamiento su memoria e inteligencia irán en aumento hasta convertirse en una especie de super-humano con una capacidad mental astronómica (este cuento es previo a 'Limitless' por cierto) que lo vuelve el objetivo de varias agencias gubernamentales.
Es realmente un argumento interesante, tiene acción y por momentos me parecía estar viendo una película. El problema comienza cuando el protagonista nos empieza a hablar con su mega inteligencia y se pone a hacer análisis lingüísticos y tecnológicos tan complejos que cuesta seguirlo, al punto de convertirse en una cascada de información tan abstracta que agota y alarga el desenlace por gusto.
El final podría haber sido mejor.
Nota: 3/5


» Dividido entre cero
Me llamó la atención que está dividido en capitulitos marcados con número y sub-items, y que primero hubiera una introducción con una explicación matemática.
Esta es la historia de una mujer que sale de un psiquiátrico luego de estar internada por un intento de suicidio, y está casada con un hombre que vivió lo mismo veinte años antes.
Poco a poco los diálogos pasan de ser sobre los personajes para volverse sobre aritmética: ella hizo un descubrimiento que la obsesiona y sólo van a hablar de eso.
Lo repito por si no fui clara: sólo hablan de aritmética.
El final sólo podría resumirlo como WTF. Eso no es un final, es un nada.
Si les apasionan las matemáticas y sus misterios es probable que les guste esta historia, para mi es más emocionante ver crecer el pasto. Recomendado para noches de insomnio.
Nota: 2/5


» La historia de tu vida
"¡Ahora viene lo bueno!" pensé. Nope.
La narradora es una mujer hablándole a su hija, así que que el relato es por momentos en segunda persona y se siente como si nos hablara a nosotros. La originalidad de esta historia es que las cosas que le cuenta a su hija son recuerdos de ambas, es decir que los cuenta en pasado, pero al mismo tiempo le dice en qué momento de su vida va les va pasar todo eso, como si no hubieran ocurrido aún. Algo así como "recuerdos del futuro pasado". Esto tendrá una explicación sobre el final, y me gustó... bastante.
Pero lo más importante es que a la protagonista, experta en lingüística ella (si, otra vez la lingüística), la convocan para que ayude a traducir el idioma de unos alienígenas que están asentados desde hace un tiempo en distintos puntos de la tierra, y que nadie sabe qué quieren.
Espero que en la película sepan aprovechar mejor las cosas interesantes de esta historia porque el autor logró que todo lo bueno se desdibuje entre un océano de largos y muy repetitivos diálogos llenos de palabrerío técnico sobre lingüística, física y matemática. Todo ésto no aporta a la historia nada que no se hubiera podido resumir en un par de frases entendibles para todos. Si alguien me vuelve a mencionar el 'principio de Fermat' lo voy a insultar.
Nota: 2.5/5


» Setenta y dos letras
Nos vamos a la época victoriana, un pasado alterno steampunk donde los autómatas (inspirados en el gólem) son un recurso tecnológico y se activan con nombres específicos que unos pocos lingüistas nomencladores saben escribir. El protagonista es uno de ellos y lo convocan de una sociedad secreta para que los ayude a encontrar los nombres correctos que les hacen falta para llevar a cabo un estudio de fertilización artifical, porque parece que la humanidad se va a extinguir dentro de pocas generaciones.
Este cuento se tendría que llamar 'epítetos' por la cantidad de veces que repite esa palabra. Y después son páginas y páginas y páginas y páginas y páginas de diálogos científicos, menciones a la menstruación y más diálogos científicos que hablan de los epítetos nosequé.
Tiene el mérito de ser la historia más aburrida de todas hasta este punto.
Nota: 1/5


» La evolución de la ciencia humana
Artículo científico falso, breve afortunadamente, que superó su capacidad para aburrirme y lo logró en muy pocas palabras. Otra vez habla del lenguaje, y básicamente los humanos quedaron obsoletos frente a los metahumanos (sean lo que sean), a pesar de que éstos son una creación del hombre.
Encontramos coloridas palabras como hermenéutica, histocompatibilidad, cristalográfico, nanológico y mecanosíntesis.
Una vez más, un concepto interesante perdido entre un mar de palabrerío inentendible para la mente humana no científica.
Nota: 1.5/5


» El infierno es la ausencia de Dios
Éste no es sobre ciencia sino sobre religión. Descansamos de la lingüística también.
Es un mundo donde los ángeles se hacen presentes habitualmente y cada aparición acarrea tanto milagros como destrucción. El que cree en Dios se gana el cielo, el que no irá al infierno, que no es un lugar de castigo sino uno donde no hay influencia divina.
Los protagonistas son tres personas con diferentes niveles de fe y toda la historia girará en torno a cómo la fe crece o se tambalea, desgracias más, desgracias menos.
Es terriblemente repetitivo llegado un punto. El final me hubiera gustado de no haber estado tan desesperada por terminarlo de una vez por todas. Tampoco queda clara cuál es la postura del autor sobre la fe, ya que por momentos la plantea como salvación y por otras como esclavitud.
Nota: 2/5


» ¿Te gusta lo que ves? (Documental)
Compaginado como si realmente fuera un documental, tenemos títulos con el nombre de quien habla y luego una parrafada de distintas personas opinando sobre la caliagnosia, o cali, una alteración electiva que se hace en el cerebro para ver a todas las personas sin defectos. Algo así como un Photoshop mental.
Se abre el debate sobre una sociedad regida por el culto a la belleza y la perfección, y obviamente intercalando una dosis de palabrerío científico, los distintos personajes van a repetir hasta el hartazgo su postura sobre el cali. Es básicamente eso, gente diciendo lo que piensa sobre esa práctica. También está intercalada la historia medianamente interesante de una chica que vivió toda su vida teniendo el cali y decidió desactivarlo, y que ahora quiere volver con su ex novio y convencerlo para que lo desconecte él también.
Había empezado bien, pero es horriblemente repetitivo y tengo que admitir que empecé a saltear pedazos (y no dejé de entender la historia).
Nota: 2/5


Definitivamente Ted Chiang no es un autor de quien volvería a leer nada, a menos que me lo recomiende alguna persona de mente no matemática/científica, como concluyo que es mi básico cerebro.



Calificación: 2/5
No me convence

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si están buscando en dónde pueden descargar o conseguir un libro, no es aquí donde encontrarán la respuesta.
Los mensajes que sólo son para promocionar otra página serán considerados spam y eliminados.