23 de febrero de 2016

Richelle Mead: Soundless


Soundless
Autor: Richelle Mead
Traducción literal: Sin sonido
Género: Romance - Mitología - Fantasía
Año de publicación: 2015
Páginas: 272







Sinopsis
Desde que Fei tiene memoria, no ha habido sonido en su aldea, donde el terreno rocoso y las frecuentes avalanchas impiden que los residentes puedan subsistir por si mismos. Fei y su pueblo están a merced de un cable carril que lleva comida hacia los traicioneros riscos desde Beiguo, un misterioso y lejano reino.
Cuando los aldeanos empiezan a perder la vista, los envíos se reducen y muchos comienza a pasar hambre. El hogar de Fei, la gente que ama y toda su existencia entran en crisis, bajo la amenaza de la oscuridad y el hambre.
Pero pronto Fei despierta una noche con un sonido agudo, y el sonido se vuelve su arma.

Richelle Mead lleva a los lectores en un viaje triunfal desde la cima de la montaña del pueblo de Fei hasta el valle de Beiguo, donde una verdad sorprendente y un romance improbable cambiarán su vida para siempre...


Opinión

«Salva a nuestro prueblo... y no me olvides.»

Tenía cierta inquietud al empezar este libro autoconclusivo porque para mi gusto Richelle Mead no es muy buena iniciando historias, sus sagas suelen tomar impulso cerca del final del primer libro o recién en el segundo, y ahí se vuelven adicción.
Con Soundless me pasó exactamente lo opuesto. Me gustó mucho el inicio, pero a medida que avanzaba sentí que el libro perdía fuerza y con ella se iba mi interés.

La historia comienza en un pueblo minero situado en la cima de una montaña inaccesible y estéril. Las avalanchas los han ido aislando del resto del mundo, y es por eso que para conseguir alimento dependen exclusivamente del envío de oro a través de un pequeño cable carril. La comida es un bien escazo, y robarla es el mayor crímen que se puede cometer.
Pero la característica más curiosa de este pueblo es que nadie puede oir. Toda la población lleva generaciones siendo sorda, y muchos de los habitantes ahora además están empezando a sufrir una misteriosa ceguera.

Es así que conocemos a Fei, la protagonista. Ella posee un gran talento para pintar, y es por eso que pertenece a la elevada casta de los artistas, encargados de transmitir las noticias a todo el pueblo a través de texto e imágenes. Cuando su hermana menor, también artista, comienza a perder la visión y corre riesgo de volverse un vagabundo o de ser enviada al mal visto trabajo de las minas, es que Fei comienza a plantearse seriamente el sistema injusto de su pueblo.
Pero no es hasta que un día se despierta habiendo recuperado misteriosamente la audición (con el trauma que esto trae) que no se decide a hacer algo. Junto con su amigo/amor de la infancia Li Wei, cuyo padre muere a causa del duro trabajo en las minas, emprenderán el peligroso viaje montaña abajo para intentar traer un poco de justicia para su pueblo.

Al principio la verdad este libro me encantó, así como el estilo que usó Richelle Mead, distinto a lo que suele hacer. Si bien no hay demasiados elementos que hagan una ambientación china muy evidente (salvo los nombres de los personajes y alguna muy esporádica mención a un dios, no hay descripciones que ayuden), se ve que mi imaginación colaboró y por un tiempo me hizo acordar de algún modo a La casa de las dagas voladoras, probablemente porque la protagonista de la película es ciega.
Durante más o menos la primer cuarta parte del libro estaba cautivada con esta historia trágica y bella, pero a medida que empezó a avanzar se me fue haciendo más y más pesada... y fui dejando de ver esa atmósfera oriental que había creído sentir al principio.

Con la historia de amor también fui perdiendo interés, y temo de nuevo que fue por el desarrollo y por los diálogos. Parecía un amor prohibido del que ambos se alejaban con sufrida resignación (artista y minero no pueden estar juntos), pero después se fue desarrollando de forma un tanto tosca y la verdad no me pude conectar con los personajes ni con su relación.
Y una cosa más que llegado un punto me cansó fue el constante "descubrimiento" de todo lo que era nuevo para los protagonistas. Al principio resulta simpática esa mirada inocente y sorprendida hacia lo que para nosotros es mundano, pero llegado un punto la descripción hiper detallada de todo lo que ya conocemos se volvió cansadora.

El argumento de Soundless es una linda idea con gran potencial, pero que para mi gusto no se aprovechó lo suficiente. Los momentos de tensión generalmente son muy forzados (como un revuelo general por la rotura de un bowl) y las escenas de acción están narradas de tal modo que parecen hechas en cámara lenta.
La fantasía/mitología aparece bien avanzada la historia, con un giro que me resultó un tanto... bobo. Además no hubo nada durante todo el desarrollo del libro que me llevara a pensar que ciertos pequeñísimos sucesos eran por obra de la fantasía y no por simple casualidad.

Siento que con esta misma idea se podría haber hecho una linda historia corta, o bien algo mucho más desarrollado de lo que realmente fue. Creo que Richelle Mead intentó darle al libro esa atmósfera especial y mágica de las películas chinas como El Tigre y el Dragón, pero no lo logró.
Es una pena la verdad, me gusta mucho esta autora y me hubiera encantado enamorarme de este libro.



Calificación: 2.5/5
No me convence

2 comentarios:

  1. No he leído nada de esta autora y tengo ganas, pero no me animo con éste según lo que comentas! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es el mejor ejemplo de cómo escribe, te recomendaría más Vampire Academy (paciencia con el 1) o la saga de Georgina Kinkaid. Beso :)

      Eliminar

Si están buscando en dónde pueden descargar o conseguir un libro, no es aquí donde encontrarán la respuesta.
Los mensajes que sólo son para promocionar otra página serán considerados spam y eliminados.