28 de diciembre de 2014

Patrick Rothfuss: El nombre del viento


El nombre del viento
Autor: Patrick Rothfuss
Saga: Crónica del asesino de reyes, #1
Título original: The name of the wind (The Kingkiller Chronicle #1)
Género: Fantasía
Año de publicación: 2007
Páginas: 872





Sinopsis
En una posada en tierra de nadie, un hombre se dispone a relatar, por primera vez, la auténtica historia de su vida. Una historia que únicamente él conoce y que ha quedado diluida tras los rumores, las conjeturas y los cuentos de taberna que le han convertido en un personaje legendario a quien todos daban ya por muerto: Kvothe... músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino.

Ahora va a revelar la verdad sobre sí mismo. Y para ello debe empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes, los años malviviendo como un ladronzuelo en las calles de una gran ciudad y su llegada a una universidad donde esperaba encontrar todas las respuestas que había estado buscando.

«He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos.

»Me llamo Kvothe. Quizá hayas oído hablar de mí.»

«Viajé, amé, perdí, confié y me traicionaron.»


Opinión

«Nunca he contado esta historia, y dudo mucho que vuelva a contarla.»

Quiero empezar por decir que me encantó este libro. Al principio me parecía simplemente muy bueno, pero al ir avanzando fui cautivada por ese 'algo' que todos los que lo amaron afirman que tiene, y caí sin remedio. No sabría definir exactamente qué es eso que lo vuelve tan atrapante, si es el estilo, los personajes, la forma de escribir o qué, pero sea lo que sea ahí está, y funciona muy bien.

Al principio es todo muy misterioso.
De a poco nos va soltando información, poco a poco, lo suficiente para que no sintamos que no se entiende nada, pero tan poco que realmente no sabemos qué está pasando ni qué va a pasar. Al principio son sólo unos hombres en una posada de pueblo con muy poca concurrencia, un posadero común y diálogos de semi borrachos. Pronto nos enteramos de que ese posadero que nada tiene de sobresaliente se llama Kote y es el protagonista. Me resultó extraño ese nombre para un personaje principal, y eso se explica también a las pocas páginas cuando nos enteramos de que ese no es su nombre verdadero.

Luego de un incidente dudoso que todos los pueblerinos interpretan diferente y de la llegada de un Cronista a la posada, Kote se ve obligado a revelar al Cronista que él es en realidad un hombre legendario, famoso e infame, que todos dieron por muerto. Su nombre verdadero es Kvothe (es el día de hoy que no recuerdo cómo escribirlo), conocido entre muchas otras cosas como El asesino de reyes, y hoy, por primera vez, va a contar su historia.

Ahora cambiamos de narrador. Hasta recién la historia se contaba en tercera persona pero como ahora es Kvothe quien relata, pasará a ser primera persona.
En este punto el estilo de la historia cambia por completo. Hasta recién era relativamente "lento", pero ahora toma un ritmo absolutamente atrapante. En ese momento me sentí como una nena mirando expectante a quien me va a contar una historia, entre emocionada y entusiasmada por saber más. A partir de ahora devoré las páginas.

Kvothe comienza el relato por su feliz infancia como miembro de una troupe de actores y músicos itinerantes y continuará narrando como fue su vida a lo largo de varios años.
Es mucho más narrativo de lo que hubiera esperado. Se toma su tiempo en contar cada periodo de la vida y además hay muchos relatos dentro del relato, pero todos tienen una razón de ser.
No quiero adelantar nada para que se lleven la sorpresa como me la llevé yo, pero hay algunos capítulos que son bastante dramáticos. Sin embargo, salvando esa parte, el resto del libro está constantemente matizado por un humor muy simpático y el libro resulta muy ameno y entretenido.
Es notable lo diferentes que son unas partes de las otras en cuanto Kvothe cambia de escenario y de circunstancias, es casi como leer historias diferentes. Las divisiones entre un período y otro se marcan con rápidas vueltas a la realidad, donde continúa la acción del presente.

Si bien hay muchos que afirman que Kvothe es un Gary Stu –y yo misma lo pensé durante una parte del libro– creo que no es tan así. Sí, él es tremendamente inteligente y hábil, pero al mismo tiempo comete errores a diestra y siniestra y tiene que trabajar para arreglarlos, cuando puede arreglarlos. Hace enemigos y hace amigos, es muy hábil pero también es muy humano.
Es muy amable él, realmente como protagonista es más que agradable. No es ni soberbio ni desagradable a menos que lo busquen, y tiene una gentileza enorme además de un corazón muy generoso. Todo esto me hace tener más que un poquito de curiosidad sobre cómo es que llegará a ser del modo en que la gente lo recuerda.

Algo que me llamó la atención es que te va adelantando las cosas importantes que van a pasar, así que uno no está especulando con el futuro sino sólo esperando a ver cómo y cuándo ocurre lo que anticipó. Funciona muy bien, genera expectativa y en muchos casos preocupación.

Hay muchos personajes, muchos, pero quienes creo que deben ser destacadas son las mujeres. Hay cuatro o cinco personajes femeninos realmente importantes, cada una con su temperamento especial y su fortaleza, y cada una a su modo es un desafío para el joven e inexperto Kvothe que no las entiende por más que se esfuerce.
Kvothe va a enamorarse, eso lo adelanta cuando empieza su relato, y su relación (o no-relación) extraña y tímida con el objeto de su afecto es para mí una de las más tiernas que leí en mucho tiempo. Ella es muy particular e interesante como personaje, aunque no terminó de simpatizarme.
La chica que se ganó todo mi amor en cambio fue la genial y un tanto extraviada Auri, quien por momentos me hizo pensar mucho en Luna Lovegood (en un extraño crossover seguro se llevarían bien). Hay, de hecho, en buena parte del libro, un cierto aire Harrypotteresco. No lo digo porque que parezca un plagio ni nada por el estilo, lo digo realmente como una comparación positiva.

Cuando se estaba terminando no quería que se termine. Obviamente el final es abierto, pero afortunadamente recién es el primer libro de la saga, así que sospecho y espero que las aventuras de Kvothe no hayan hecho sino empezar.

«Si buscáis una razón que explique por qué me convertí en lo que me convertí, si buscáis un principio, ahí es donde debéis mirar.»



Calificación: 5/5
Excelente

4 comentarios:

  1. Me llamo mucho la atención este libro y tengo ganas de leerlo. Gracias por la reseña! Te mando un beso y te espro en mi blog :)

    ResponderEliminar
  2. Hola!!!! La verdad es que a mi este tipo de libros no me van nada... :/
    Pero al leer tu reseña me estas haciendo plantearme el leerlo eh! Jajajaja
    Gracias por la reseña, lo apuntare en posibles lecturas!!!
    Besos!! :)

    ResponderEliminar
  3. Jajaja a mí también me encanto, estoy a la espera de que salga ya el tercero.

    ResponderEliminar

Si están buscando en dónde pueden descargar o conseguir un libro, no es aquí donde encontrarán la respuesta.
Los mensajes que sólo son para promocionar otra página serán considerados spam y eliminados.