26 de noviembre de 2014

Frank W. Abagnale, Stan Redding: Catch me if you can / Atrápame si puedes


Catch me if you can
Autor: Frank W. Abagnale, Stan Redding
Título en español: Atrápame si puedes
Género: Biografía - Crímenes reales
Año de publicación: 1980
Páginas: 277







Sinopsis
Esta novela esta basada en la vida de Frank Abagnale Jr., quien antes de cumplir diecinueve anos de edad consiguio millones de dolares haciendose pasar por piloto de una empresa aerea, por medico y por abogado. Su principal modus operandi era la falsificacion de cheques, delito en el que logro tanta habilidad y experiencia que el FBI finalmente lo recluto como asesor en ese tipo de fraudes.
Steven Spielberg dirigio la pelicula, cuyos protagonistas son Leonardo DiCaprio como Abagnale, ademas de Tom Hanks, Christopher Walken, Amy Adams, Martin Sheen, y Nathalie Baye.


Opinión

«–Podrías estafar a tu propio padre, Frank. 
Ya lo hice.»

Qué decepción me llevé con este libro. Creí que iba a ser como la película, o incluso algo similar a la serie White Collar, pero la realidad fue otra y lo que encontré no me gustó.
Esta es una novela de crímenes reales, supuestamente basada en la vida de un estafador. El problema es que terminé por no creerle el 90% de lo que contaba. Sobre el otro 10%, espero de verdad que no sea cierto, porque sino Frank Abagnale ya se ganó una cálida parcelita en el infierno.
Estuve tan asqueada con este tipo que me negué a hacer la reseña durante dos semanas.

En realidad al principio me gustaba mucho, me parecía que estaba redactado de forma ingeniosa y hasta carismática. Me reía internamente porque estaba disfrutando más de lo que debería de las anécdotas de los crímenes, y en general él me resultaba simpático. Eso pronto cambiaría.

Al principio del libro hay un texto en el que nos resumen toda la historia. Y cuando digo toda, me refiero a toda. No habrá sorpresas a lo largo de la narración, porque ya desde la página uno sabemos que Frank se va a estafar a su propio padre (ahí ya no me simpatizó tanto), va a hacerse pasar por piloto de Pan Am, por médico, a comprometerse con una chica a la que también tiene engañada, a ir preso y luego de escaparse, acabar ayudando a la policía a capturar estafadores. Ya está, no habrá nada nuevo aparte de eso.

Él es básicamente un mujeriego, su motor son las mujeres (con las que es asquerosamente condescendiente y despectivo) y quiere conseguir dinero para poder frecuentarlas. Se auto descibre –o lo describe Stan Redding en realidad– como un hombre muy atractivo que aparenta más edad de la que tiene. Empieza desde muy chico con sus estafas haciéndose pasar por piloto de Pan Am, y su maravillosa apariencia hace que tenga un éxito arrasador con las mujeres.
No les voy a mentir, me dio curiosidad y fui a Google. Esperaba encontrar a alguien del aspecto del protagonista de White Collar, o con un cierto parecido a Di Caprio ya que lo representó en la película, pero me encontré con que en realidad Frank. W. Abagnale Jr se veía así:


Y entonces empecé a leer con bastante más escepticismo.
Que me disculpe, pero yo no le creo que haya tenido ese éxito que cuenta, ni que haya pasado por las sábanas de tantas mujeres hermosas (de quienes deja muy claro que ve como cuerpos o como posibilidades de alojamiento y nada más), o que haya tenido ese trío con las azafatas.

Igual eso sería lo de menos, aunque lo despectivo que es con las mujeres no me hizo gracia. Se refiere a ellas con términos muy, em, zoológicos, y por regla general asume que ninguna tiene neuronas.
Pero el verdadero problema para mí vino cuando se hizo pasar por médico. Porque no se conformó sólo con pasearse por el hospital y que le llamen Doctor (él siempre está buscando tener cargos de importancia donde la gente lo admire) sino que se hizo pasar por médico pediatra, y durante muchos meses dio el visto bueno a la salud de bebés recién nacidos sin tener ni idea de lo que hacía.
No fue hasta que uno se le puso azul que decidió que tenía que cambiar de estafa. ¿En serio?

Luego vuelve a hacerse pasar por piloto y a seguir narrándonos lo mismo. Viaja, frecuenta mujeres hermosas, cambia cheques falsos. A esta altura ya no le creía ni la mitad de lo que decía.
Se vuelve repetitivo y jactancioso bastante pronto. Una y otra y otra vez básicamente cuenta lo mismo. No hay lo que se dice un verdadero argumento acá, salvo pequeñas estafitas intercaladas cada taaaanto, de las que habla poco y que la mitad parece mentira. El resto es basicamente él viajando de una ciudad a otra vestido de piloto y cobrando cheques de Pan Am. Y no lo describe con mucho más detalle del que acabo de dar.

Además pronto se empieza a notar que también embaucó gente inocente, gente que es muy probable que haya perdido el empleo o tenido serios problemas para conservarlo.
Cuenta también un encuentro con unos agentes del FBI que sospechaban de él, con uno de los diálogos más mentirosos e improbables que he leido. Sería antinatural y mal escrito hasta como diálogo de ficción:

«"El agente del FBI sonrió y me dio su tarjeta.
–Llámeme– dijo –Especialmente si tiene una amiga hermosa.»

Por este entonces Frank Abagnale parece un Gary Stu al que la vida se le acomoda alrededor para que las cosas le salgan bien. O se encontró a todos los idiotas del mundo, las personas más confiadas y los empleados más ineficientes (porque él sinceramente no destaca por su inteligencia o estrategia), o acá miente a boca de jarro. También se contradice con unas cuantas cosas.
Todo es demasiado fácil por momentos. Siempre hay alguien cerca que JUSTO tiene una profesión que a él le sirve para su último problema. Todo huele a mentira, nadie revisa, nadie consulta.
Le gusta que la gente lo elogie cuando está con uno de sus "alteregos" y sin ellos se siente un trapo. El tipo es patético pero se cree un dios.

Llegando un punto estaba deseando que lo lleven preso. No podía esperar a que lo metieran en la cárcel.
Cuando ese glorioso momento finalmente llegó, para mí no fue otra cosa sino otra sarta de mentiras. La forma en que cuenta que lo tuvieron en la cárcel, disculpenme, me parece otra gigantesca exageración.
Además a esta altura intentaron que parezca una victima, cuando él hizo una trastada tras otra siendo muy consciente de lo que hacía.
El escape y el final vuelven a ser amenos como el principio, pero a esta altura ya era muy tarde.

Dice wikipedia que no se comprobaron las estafas que cuenta, también dice que Abagnale dijo que el escritor fantasma adornó mucho las historias. ¡No me digas!
También me dio la impresión de que trató de hacer algo similar al estilo de El guardián entre el centeno, novela que curiosamente empecé a leer a la vez que ésta. Si esa fue la intención, fracasó estrepitosamente.

La estafa, acá, es el libro.



Calificación: 2/5
Le falta (argumento y escrúpulos)

4 comentarios:

  1. Que lastima que hayas leído un libro que te haya decepcionado. Espero que tus otras lecturas sean mejores y te invito a pasarte por mi blog. Te mando un beso!

    ResponderEliminar
  2. No sabía que se decía que sus historias eran falsas, yo sí disfruté mucho leyendo éste libro, qué lástima.

    ResponderEliminar
  3. Que lástima que no te haya gustado la narrativa del libro, pero no está bien que malinformes basandote en tu propia experiencia de lectura, porque los hechos que se cuentan en el libro sucedieron en realidad, solo que Stan Redding modificó las circunstancias, formas, contexto e interacción con los personajes para transformarlos en novela y hacer la historia más atractiva.
    A mí en lo personal me fascinó el libro, pues lo leí en los años 90's y como sucede normalmente está más apegado a la realidad que lo que se exhibe en la película.
    Tal vez tu perspectiva hubiese sido diferente si hubieras leído el libro antes de ver la película.
    Te recomiendo que investigues un poco sobre las cárceles francesas en el pasado siglo, te daras cuenta sobre las exageraciones que manifiestas en tu opinión.
    Cualquiera puede expresar una opinión de un libro, pues en gustos se rompen géneros; en lo que no estoy de acuerdo contigo, es que afirmes las "mentiras" y "exageraciones" que se narran en el libro sin saber si realmente son verdad o no, solo por que tú crees que no lo son.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Considerando que la "malinformación basada en mi propia experiencia de lectura" está bajo el título 'Opinión', creo que queda claro que lo que digo debe ser tomado con pinzas y simplemente fue lo que yo sentí. Nunca afirmé tener la verdad absoluta, no creí que fuera necesario tener que aclararlo. Voy a modificar la frase para evitar futuros malos entendidos.

      Eliminar

Si están buscando en dónde pueden descargar o conseguir un libro, no es aquí donde encontrarán la respuesta.
Los mensajes que sólo son para promocionar otra página serán considerados spam y eliminados.