23 de marzo de 2014

George R. R. Martin, Lisa Tuttle: Refugio del viento


Refugio del viento
Autor: George R. R. Martin - Lisa Tuttle
Título original: Windhaven
Género: Fantasía
Año de publicación: 1975
Páginas: 352








Sinopsis
Unos pocos archipiélagos, diseminados en un océano tormentoso y traicionero, albergan una población que se mantiene en contacto gracias a los voladores.
Maris, hija de pescadores, fue adoptada por uno de ellos y logró ralizar su sueño: ponerse alas y surcar el cielo; alas únicas, irremplazables, heredadas de los colonizadores de Refugio y uno de los últimos vestigios de su tecnología. Alas que, por derecho, heredará su torpe hermanstro... condenándolo así a perderlas algún día en el fondo del océanos.

Refugio del Viento pone de manifiesto el tremendo pontencial de la ciencia ficción como instrumento de crítica y análisis social. Martin y Tuttle hacen gala de una subyugante capacidad de fabulación y construyen una poderosa metáfora sobre la lucha por la libertad y la batalla por los derechos civiles, pero también una narración pletórica en imágenes arrebatadoras narrada con una sensibilidad sin parangón.


Opinión

Este libro se divide en tres partes, aunque yo lo dividiría en dos: las partes que escribió George R. R. Martin y las que arruinó Lisa Tuttle.
Al principio, como de Martin sólo leí Canción de Hielo y Fuego, me preguntaba cuáles serían las partes escritas por él y cuáles las de Tuttle. Como es una obra anterior no estaba segura de si su estilo habría cambiado con el tiempo. Al ir avanzando se volvió muy claro, y cuando finalmente llegó el momento en que George Martin se puso a escribir, la diferencia fue como entrar en un ambiente con aire acondicionado un día de 45ºC.
Lisa Tuttle no escribe bien. O al menos en este libro dejó mucho que desear.

La historia está situada en un mundo formado por archipiélagos donde existe una elite a la que llaman Alados, los únicos y privilegiados usuarios de unas alas antiquísimas hechas de un material irreproducible. Estos Alados son los encargados de llevar mensajes entre las islas, honor reservado a unas pocas familias que son venerados como semi dioses.
Este sistema se cuestionará cuando Maris, una hija adoptiva de un Alado, deba renunciar a las alas que estuvo usando casi como juego mientras el verdadero heredero no las reclamara. Maris, al verse despojada de las alas, arma lo que pretende ser una compleja conspiración para ser escuchada por los Alados y que este sistema arcaico de sucesión se vuelva más flexible.

Ser o no ser (Alado), esa es la cuestión... y el argumento.

Las tres partes que componen el libro corresponden a tres diferentes puntos de la vida de Maris.
Comenzó interesante, pero a medida que se avanza, el mensaje de justicia, igualdad de derechos y posibilidades me pareció más una discusión de caprichos que otra cosa. A medida que las páginas corren, los diálogos se vuelven repetitivos y llegado un punto me di cuenta que estaba leyendo las mismas cosas una y otra, y otra, y otra vez, dicho por diferentes personajes o dicho a diferentes personajes.
Hay cosas importantes que se comentan tán rápido que las tuve que releer, y otras sin ninguna importancia que se repiten como si rezaran. También se desaprovecharon elementos que podrían haber sido muy interesantes, como la historia del origen de los alados (que se cuenta por encima en uno o dos parrafitos).

Cuando llegó la parte de George Martin la historia comenzó a fluir, pero a pesar de sus evidentes esfuerzos (en el tiempo que Lisa Tuttle contó una cosa, George Martin hizo que pasaran al menos nueve) el libro ya me resultaba tan aburrido y monótono que había perdido por completo el interés.

Los personajes son todos -o prácticamente todos- muy desagradables, empezando por la misma Maris y su doble discurso hipócrita que muta de acuerdo a su conveniencia.
El resto de los Alados son tan o más desagradables que ella. Hay muchas cosas traídas de los pelos (si, me refiero a las partes escritas por Tuttle) y los personajes que se supone que son tradicionalistas son tan volubles que más que Alados deberían llamarse Veletas.

La palabra Alados se repite 990 veces y 950 creo que fueron en la parte de Tuttle.
No se si fue esa la intención o no, pero durante más de la mitad del libro el tener alas parece más una adicción insana que un privilegio. En ningún momento la historia me cautivó o me hizo comprender el padecimiento de los personajes. Tampoco hay un verdadero enemigo o conflicto, sino más bien una lucha de terquedad.

El epílogo terminó de hundir al libro. Le iba a poner dos estrellas (por la parte de Martin) pero el epílogo me deprimió tanto (es muy triste y muy innecesario) que decidí que estaba siendo demasiado generosa.


Calificación: 1.5/5
Horas que nunca volverán

6 comentarios:

  1. No me esperaba tan poco nota siendo de George Martin, supongo que Lisa Tuttle estropeo la trama. Me llamaba la atención pero ya no creo que lo lea o al menos de momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, como dije en la reseña, el problema fue Lisa Tuttle.
      Yo esperaba amarlo sinceramente, te recomendaría que empieces por otro -cualquier otro- mientras esté escrito sólo por él.

      Eliminar
  2. No creo que me lo lea. Gracias por la reseña. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Oh joder, había visto el libro por ahí y me llamaba la atención por ser de GRR Martin, pero si es tan horrible como cuentas no lo tocaré ni con un palo. Gracias por la advertencia.

    ResponderEliminar
  4. Uff, con todo esto que cuentas nos da que debe ser un rollo... Ni nos acercaremos.

    ResponderEliminar
  5. Lo que más me duele es que lo tengo que leer para un desafío... T_T

    ResponderEliminar

Si están buscando en dónde pueden descargar o conseguir un libro, no es aquí donde encontrarán la respuesta.
Los mensajes que sólo son para promocionar otra página serán considerados spam y eliminados.