18 de diciembre de 2013

Arturo Pérez-Reverte: El Capitán Alatriste


El Capitán Alatriste
Autor: Arturo Pérez-Reverte
Saga: Las aventuras del Capitán Alatriste, #1
Título original: El Capitán Alatriste
Género: Aventura - Histórica
Año de publicación: 1996
Páginas: 217






Sinopsis
«No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente»... Con estas palabras empieza El capitán Alatriste, la historia de un soldado veterano de los tercios de Flandes que malvive como espadachín a sueldo en el Madrid del siglo XVII. Sus aventuras peligrosas y apasionantes nos sumergen sin aliento en las intrigas de la Corte de una España corrupta y en decadencia, las emboscadas en callejones oscuros entre el brillo de dos aceros, las tabernas donde Francisco de Quevedo compone sonetos entre pendencias y botellas de vino, o los corrales de comedias donde las representaciones de Lope de Vega terminan a cuchilladas. Todo ello de la mano de personajes entrañables o fascinantes: el joven Íñigo Balboa, el implacable inquisidor fray Emilio Bocanegra, el peligroso asesino Gualterio Malatesta, o el diabólico secretario del rey, Luis de Alquézar. Acción, historia y aventura se dan cita como un torbellino en estas páginas inolvidables.


Opinión

Me encantan las historias de aventura y espadachines desde que leí Los Tres Mosqueteros cuando era chica. Algo de ese estilo es lo que esperaba con el Capitán Alatriste, aunque realmente no se qué es lo que esperaba. No conocía al personaje hasta que hace unos años salió la película, y a pesar de que tenía en la cabeza la imagen de Viggo Mortensen, al Diego Alatriste del libro lo imaginé bastante diferente y más jóven.
Lo primero que pensé fue "¡qué español es todo!" y a partir de ahí muchas veces tuve que frenar porque en mi mente lo estaba leyendo con acento andaluz (a pesar de que esté ambientado en Madrid y que yo no sea española).

El narrador es Íñigo, un muchachito de 13 años cuya madre enviudó a causa de la guerra y por no poder mantenerlo lo dio como escudero a Alatriste, quien había peleado junto a su marido y ahora tiene la dudosa profesión de mercenario. Será Íñigo quien cuente las aventuras del Capitán (que no es realmente Capitán, larga historia) a veces desde su propia voz y a veces repitiendo anédotas que más tarde le contaría Alatriste.

El argumento en sí es bastante breve. Alatriste es llamado en una misión secreta donde predominan los secretos y hay mucho secretismo secreto. Dos enmascarados -de identidad secreta- lo contratan junto a dos mercenarios más para que asalten y lastimen a dos viajeros ingleses -de nombre secreto- que pasarán con sus caballos por un punto específico de la ciudad (que no es secreto, porque sino no sabrían a dónde ir a asaltarlos). Al irse los enmascarados -secretamente- hace su aparición un Fray de la Inquisición y les da una contraorden (secreta): no deben lastimar a los ingleses sino que deben matarlos. Y el motivo es secreto.
Como con los de la Insiquisión no se hacen bromas, Alatriste tendrá que matar a los ingleses... pero la cosa no será tan "fácil" como aparenta en principio.

A fin de cuentas, lo de jugar limpio cuando iba a escote el pellejo, eso era algo que tal vez contribuyera a la salvación del alma en la vida eterna; pero en lo tocante a la de acá, la terrena, suponía, sin duda, el camino más corto para abandonarla con cara de idiota y un palmo de acero en el hígado. Y Diego Alatriste no tenía ninguna maldita prisa.

No quedé demasiado cautivada con el libro, mientras lo leía notaba que no estaba atrapada en la historia, si bien Alatriste me simpatizó mucho. Se dice del Capitán que «podía hacer amigos hasta en el infierno». El carisma está bien logrado.

Como ya dije, es una historia breve. En comparación, más que verdadero avance en la trama hay muchísimos comentarios, introducción a personajes, recuerdos y una cantidad alarmante de sonetos cuya aparición busca ser humorística pero llegado un punto me cansaron. Y enumeraciones. Hay muchas enumeraciones. También hay muchas pausas para ponernos en contexto o darnos información -a veces un tanto innecesaria- sobre alguien o un lugar y que a veces cortan un poco la historia al medio.
Humor no le falta, tiene una cierta ironía y por momentos esa educación y modales que se encuentran en los diálogos tan caballerosos de Emilio Salgari. Pero sólo por momentos, porque también hay unas cuantas palabrotas que si bien lo vuelven todo más real, pierden un poco el efecto 'Corsario Negro' que se había logrado.

Alatriste y el hombre de la capa negra cambiaron una mirada profesional, como consultándose el alcance de la palabra picotazo, y las posibilidades —más bien remotas— de distinguir a un rubio de otro en mitad de una refriega, y de noche. Imaginad el cuadro: sería vuestra merced tan amable de venir a la luz y destocarse, caballero, gracias, veo que sois el más rubio, permitid que os introduzca una cuarta de acero toledano en los higadillos.

Sospecho que los españoles deben disfrutar este libro mucho más de lo que lo hice yo. Hay una gran cantidad de referencias históricas que -asumo- ocurrieron y desconozco. También hay muchas referencias a Velazques, aunque esto lo digo más como curiosidad que otra cosa.
Honestamente no se si leeré la continuación. No es un libro malo en absoluto, simplemente yo no me encontré queriendo salir a batirme a duelo todo lo sumergida en la historia que me hubiera gustado.



Calificación: 3/5
Bueno

4 comentarios:

  1. A mi me llama mucho la atencion! me encantaria leerlo

    ResponderEliminar
  2. Me pasó exactamente lo mismo con la película. La empecé y ni la terminé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Upa... el trailer no me dijo mucho sinceramente.

      Eliminar

Si están buscando en dónde pueden descargar o conseguir un libro, no es aquí donde encontrarán la respuesta.
Los mensajes que sólo son para promocionar otra página serán considerados spam y eliminados.